We use our own and third party cookies to analyze our services. If you continue to browse, we consider that you accept their use. More information HERE

ILUSTRACIÓN ORIGINAL - CUENTO INFANTIL: NIÑOS CON ANIMALES - 7/11


5 fotos ILUSTRACIÓN ORIGINAL - CUENTO INFANTIL: NIÑOS CON ANIMALES - 7/11 (Arte - Acuarelas - Contemporáneas siglo XX)

Follow
  • ILUSTRACIÓN ORIGINAL - CUENTO INFANTIL: NIÑOS CON ANIMALES - 7/11

    ILUSTRACIÓN ORIGINAL - CUENTO INFANTIL: NIÑOS CON ANIMALES - 7/11

    105,00 €


    Ends: 21h 44m 
    April 15, 2021 7:00:00 PM CEST
    Start price:   105,00 €

    Items: 1

    Condition: Normal (with signs of use)


    Dibujo original para la ilustración del cuento "La Miniardillita". Se trata de la sexta página del cuento (remarcado en verde más abajo). 

    El cuento no va incluído en la compra, pero sí puedo proporcionarlo en formato pdf para que usted imprima una copia si le interesa.

    Convenientemente enmarcado quedaría precioso como regalo para un cuarto infantil o similar...

    AUTORA: Maria dels Angels

    MEDIO: Acuarela / Gouache sobre cartón

    FECHA: Años 70's (1970's)

    MEDIDAS: 27x20 cm (medidas del cartón, no del dibujo)

     

    "LA MINIARDILLITA"  - Por Mercedes Asor

    Los habitantes del bosque están de gran fiesta. A mamá ardilla le ha nacido una ardillita chiquitita y graciosa, tan sumamente pequeña que a un niño de cinco años le cabría en la palma de la mano.

    Por ser tan diminuta han decidido llamarla "Miniardillita", y para celebrar el nacimiento los animales vecinos le han llevado a mamá ardilla toda suerte de frutas frescas; además, nueces, avellanas, almendras y tiernas raices, lo que ha llenado de alegría a la feliz madre.

    A los pocos instantes de su vida, la recién nacida ya demuestra una vivacidad superior a la de sus semejantes, pues rápidamente y sin perder en absoluto el equilibrio recorre una y otra vez todas las ramas y ramitas del árbol donde mamá ardilla tiene su vivienda.

    Cuando cumple su primer mes, "Miniardillita" recorre de cabo a rabo en muy poco tiempo el bosque donde nació, tanta es su asombrosa agilidad.

    Tritura las  nueces como ninguna de las de su especie y es tan sociable y divertida, que tiene infinidad de amigas y amigos entre los animales vecinos, pero sigue tan pequeña como cuando vio la luz por vez primera.

    Mamá ardilla amonesta con frecuencia a su hijita por la inquietud que demuestra y que la hace alejarse muchas veces de su casa y de la amorosa vigilancia maternal, ansiosa de ver y conocer cosas nuevas y sin pensar que sus escapadas pueden ocasionarle algún día un disgusto. Por eso mamá ardilla la riñe tantas veces, sin que ella haga el más mínimo caso y siga, con despreocupación, viviendo su vida.

    Hasta que un día, cuando más alegre estaba correteando muy lejos de su hogar, de repente, sin saber cómo, tropieza con algo que la hace caer y se encuentra envuelta en una espesa red de la que no puede librarse por más esfuerzos que haga y más tirones que de. ¡Pobre "Miniardillita"! Ha caído en una trampa y le es imposible librarse de aquella malla en que cada vez se enreda más. Cara paga su desobediencia a los consejos de mamá. ¿Qué va a ser de ella?

    Joselito y su hermanita Nati son los que han tendido la trampa en la que ha caído la incauta ardillita y al contemplarla allí tan asustada, pero tan bonita y graciosa, se apresuran a rescatarla para llevársela a su casa. Están locos de alegría. Son unos niños tan pobrecitos, que jamás sus padres les han podido comprar un solo juguete y allí, al alcance de su mano, está el más bonito de todos, con el que jamás se habrían atrevido a soñar.

    La desenredan con sumo cuidado para no lastimarla y cariñosos la acarician con mimo.-No temas, ardillita; no te haremos ningún daño- dice la dulce voz de la niña-. Te llevaremos a nuestra choza y serás la pequeña mimada de la casa. Jugaremos juntos los tres y lo pasaremos muy bien.

    Y sin más se la llevan con ellos y al llegar a su pobre choza la mamá de los pequeños, que está contenta al ver la alegría de sus hijos, le prepara un lecho de paja muy confortable, y le da buenas nueces y otras frutas para roer.

    Pasan días y la pobre ardillita, a pesar de los cuidados que recibe, continúa triste y abatida. Joselito y Nati pierden la esperanza de alegrarla. Los ojitos del pobre animal los miran suplicantes, dándoles a entender cuánto echa en falta a su madrecita y a los suyos, con los que está acostumbrada a vivir. Y los niños, sintiéndolo en el alma, pues presienten que perderán su más preciado tesoro, deciden soltarla. Joselito la toma en la palma de la mano y la deposita, suavemente, fuera del umbral de su casa, sobre la hierba del campo.

    Lanza "Miniardillita", al verse libre, un grito de alegría, clava en los pequeños amiguitos una mirada de tierno agradecimiento y en un santiamén desaparece.

    Quedan los hermanitos solos y desilusionados. No volverán a ver a la ardillita jamás. Eso creen ellos, aunque se engañan.

    "Miniardillita" es agradecida y, con permiso de su mamá, a la que ha pedido perdón por haber desoído sus sabias advertencias, cada día va a verlos y se convierte,  por unas horas felices para los pequeños, en su más preciado juguete.


higallery

(114)
Spain (Huelva)
Member since: 20/10/2005

  Add to favourites

Report on this lot