We use our own and third party cookies to analyze our services. If you continue to browse, we consider that you accept their use. More information HERE

Lote de 2 PRECIOSOS PAPELES SECANTES FRANCESES, años 60: Cocina y Calentador Eléctricos PAS CHÈRE


2 fotos LOTE DE 2 PRECIOSOS PAPELES SECANTES FRANCESES, AÑOS 60: COCINA Y CALENTADOR ELÉCTRICOS PAS CHÈRE (Coleccionismo - Papel Secante)

Follow
  • Items: 2

    Condition: Normal (with signs of use)


    Lote  de  DOS PRECIOSOS PAPELES SECANTES FRANCESES:

    Cocina  y  Calentador Eléctricos - Marca  PAS CHÈRE  -  ESCENAS DE JÓVENES AMAS DE CASA DE LA ÉPOCA EN TAREAS DOMÉSTICAS  -  de los años '60  -  SIN USAR

    ESTADO DE CONSERVACIÓN:  EL SECANTE DE LA COCINA ESTÁ PERFECTO  Y  SIN USO.  EL SECANTE DE LA MAMÁ LAVANDO AL BEBÉ ESTÁ SIN USAR, PERO TIENE UNA DOBLEZ AL CENTRO,  UN SELLO A TAMPÓN DEL ESTABLECIMIENTO FRANCÉS QUE LO REGALABA EN SU DORSO Y UNAS LIGERAS LÍNEAS DE BOLÍGRAFO EN SU CANTO SUPERIOR  (ver en la imágenes) 

    DIMENSIONES APROXIMADAS:   13,5 x 21 cm

           Estos secantes eran publicidad de electrodomésticos del hogar.  Representan unas jovenes amas de casa en su flamante nueva cocina o lavando a su bebé con "el adelanto" del agua caliente por calentador eléctrico.  Tierno,  ¿no?  ¡Qué rápida va la vida!

    Cocina  y  Calentador Eléctricos,   Marca  PAS CHÈRE


     EL PAPEL SECANTE

            El papel secante fue una sencilla y útil herramienta de vida efímera: apareció a finales del siglo XIX (antes se usaban polvos que absorbían el exceso de tinta en el trazo de los conocidos instrumentos de escritura y dibujo de la época, como eran las plumas de aves y los plumines metálicos, que se cargaban directamente de pequeños tinteros). Con la aparición de las modernas tintas y plumas estilográficas (ya con un flujo de tinta más regular y fluido) y el popular Bolígrafo, su uso fue decayendo hasta su total desaparición a principios de la década de los 70 del siglo XX.

           Pero el uso de esta humilde herramienta era muy habitual o casi imprescindible en los pupitres de los niños, mesas de oficinas y despachos o entre las hojas de libretas y cuadernos. Desde sus inicios fueron asociados a las actividad paralela de publicidad. De este modo, en infinidad de negocios como papelerías, librerías, farmacias, talleres y un largo etcétera, se obsequiaba a los clientes con estas sencillas tarjetas secantes: por la cara principal la publicidad indicada y por el revés el uso de papel secante. Y, por supuesto, se desarrollaron por medio mundo: Europa, América, Australia, etc. Como se puede suponer, la belleza y calidad de estos trocitos de papel alcanzó niveles de arte y emoción. Hoy día es una de las aficiones de coleccionismo más apasionantes y gratificantes.

          Desde un punto de vista gráfico, se pueden dividir, generalizando, los secantes en dos tipos: Los infantiles y los de adultos. Los infantiles estaban destinados a los niños y su entorno: colegios, cuadernos de “deberes” y de dibujo, etc. Representaban dibujos infantiles y coloristas, pues tenía que atraer a un público muy exigente. Así los tenemos con dibujos de los tebeos, enanitos, niños y niñas, etc. Algunos son preciosidades que embelesan. Los de adultos, más sobrios y directos, engloban a todos los demás: secantes de farmacias, de talleres, almacenes, etc.

           Desde un punto de vista de coleccionista también podemos dividir los secantes, de nuevo generalizando, en dos tipos: los usados y los no usados. Obviamente, estos últimos tienen más valor. Pero un secante “usado” no es, para nada, despreciable. Al decir “usados” se quiere decir que tiene manchas de tintas en el reverso, pero perfectamente pueden estar intachables en su cara principal, sin ninguna merma de belleza ni calidad. Por lo tanto un coleccionista que empieza puede hacerse con una bonita colección en poco tiempo y a muy buenos precios comprando algún que otro secante “usado”. Más adelante, poco a poco y disfrutando de la afición, podrá ir sustituyéndolos por otros sin usar. Los secantes que tienen manchas, arañazos, dobleces o falta de papel en su cara principal, sí que pierden gran valor y sólo se aprecian los “muy difíciles” de encontrar. Pero, en fin, esto es muy personal, claro.

           En suma, al coleccionista en general y en particular al que le guste los cromos, en los secantes podrá encontrar “el mayor álbum imaginable posible”. Una diversión interminable en internet. Miles de secantes de todo tipo y de medio mundo. Comprando un sencillo álbum de anillas para fotos tamaño postal (se le pueden añadir algunas hojas transparentes para los secantes de mayor  tamaño) y curioseando en la red ya podrás comenzar un apasionante diversión de coleccionista.

           Os animo a entrar y descubrir estas sencillas preciosidades, ya desaparecidas de circulación pero aún accesibles.


     


duendejj

(7.890)
Spain (Alicante)
Member since: 16/11/2007

  Add to favourites

Report on this lot